061112

Casual que,  en una de tantas,  se te ocurre escribir un ensayito sobre derechos humanos.  Casual que vas componiéndolo y cuando menos te das cuenta ya llevas cinco hojas -frente y vuelta- del cuaderno de notas con toda suerte de consideraciones para una de las preguntas a contestar en el ejercicio en comento.  Casual que te das cuenta,  casi por error,  de que lo plasmado no tiene mucho que ver con el sentido real de la interrogación que da inicio a la vertedera de tus consideraciones…

P’ta,  ¿qué hacer?

Esa es una muy buena pregunta,  pienso yo.  Y la respuesta que le di para el caso en concreto que me sucedió recientemente queda consignada dentro de los párrafos que conforman este breve opúsculo,  el cual les comparto a todos ustedes nada más por el inmenso placer que provoca el hecho de perder el tiempo (¿sana y constructivamente?;  ay,  ajá) de este lado de la red.

Ojalá les guste.

LEE O DESCARGA AQUÍ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s