La otra familia. Película mexicana.

Por alguna extraña razón,  esos videos relacionados siempre te conducen por caminos insondables dentro de la cada vez más monstruosa -en cuestión de dimensiones- página que los alberga.

Resulta que pronto se estrenará una película mexicana de nombre La otra familia,  cuyo asunto será el de una pareja de homosexuales que por angas o mangas  deben cuidar a un niño de unos siete u ocho años y de las ocurrencias que al efecto acontezcan.

Un detalle que me saltó,  mismo que se desprende de la vista del trailer oficial de este largometraje,  es el estereotipo en el nombre de uno de los personajes principales,  dada la condición que lo rodea:  se trata de un Jorge Salinas en calidad de Jean Paul.  No hay mayor problema si lo vemos escrito;  tanto,  que hasta podríamos pensar que se trata de algo cool,  lo mismo que de filosofía con Su Divina Gracia el Señor Sartre que de moda,  haciéndose cargo de la titularidad del mismo Su Excelencia un tal Gaultier.  Sin embargo,  pronunciarlo en el nahuatlaca-a-medio-hacer que se estila en esta megalómana y complicada  Ciudad de México incluso puede resultar ofensivo.  No para mí,  aclaro,  sino para todos esos gays que no cumplen con los requisitos que señala el estereotipo,  empezando por un nombre que de tan arrogante y mamón hasta suena ridículo:  a los homosexuales de esta ciudad también los registraron como José,  Juan…,  o René.  (Malpedo para quien reúna estas dos características.  Ja,  es broma.)  Ya ni hablamos de la casota y,  mucho menos,  de la gente de servicio,  caray.

Como que fue mucha produpsión para este desmadre,  pero también entiendo que se trata de una representación,  dado que ningún gay que se precie de serlo es jodido.  Ahí tenemos a Ricky Martin haciéndose cargo de esas dos preciosidades que tiene por gemelos.  (Dicho todo esto con mucho respeto,  mi gente bonita.)  ¿Cómo jolines pretendemos hacerle creer al público espectador que se trata de dos personas pudientes si éstas viven en un pinche departamento rascuache y dan la pinta de que no tienen ni en qué caerse muertos?  Entonces,  hay que producirlas así bien padre para que se vea chingón el asunto.  Insisto,  entiendo la razón de todo ese desmadre;  sin embargo,  no la justifico.

Como siempre,  ya me fui del tema…,  así que más me vale regresar en el acto.

Este esfuerzo que están haciendo en México las personas involucradas en este tipo de proyectos bien podría parecer así como que medio superficial y poco comprometido,  dado que no son propuestas que vayan encaminadas por el terreno del cine de arte.  Pero,  vamos,  ¿le va a interesar el cine de arte al común de los mortales que a diario intentan no medio morir y sí medio matarse en esta ciudad para sobrevivir?  Nel.  Necesitamos lugares comunes, escenas cotidianas y hasta personas que bien podrían ser nuestros vecinos o conocidos para que el chingadazo nos haga reaccionar:  nada de elevaciones mentales con papeles en donde todo se deje a la imaginación,  interpretación,  criterio,  o como le quieran llamar por parte del cuate que va y paga sus cincuenta calaquitas por amarranarse en la butaca de un cine cualquiera…,  eso,  cuando no va y se pirañea la película con su puestero de confianza.

Por lo que se ve en el trailer se nota que es una historia sin complicaciones pero en cierto sentido comprometida con la causa.  No la de los homosexuales,  sus derechos y la mamada.  No la de las broncas que surgen con motivo de la estructura en la familia y sus alteraciones frente al modelo tradicional.  No.  Simplemente con el pedo de entender de qué chinga’os va la vida y de que no siempre ha de ser como nos la pintan a través de las fijaciones que,  como sociedad,  hemos forjado a través de las generaciones,  mismas que,  con inventos del hombre blanco tan efectivos como este,  pasan a rechingar a su madre,  en virtud no sólo de su anacronismo sino de la notoria estulticia sobre la que están cimentados.

(Antes de que se me olvide,  una película dos tres parecida es la de Cachorro.  De confección española.  Chequen el argumento y comparen.)

Los nombres que figuran dentro de este largometraje son:  Jorge Salinas,  Luis Roberto Guzmán,  Ana Serradilla,  Bruno Loza,  Carmen Salinas,  Ana Soler,  Carmen Salinas,  Nailea Norvind,  Juan Ríos,  Dominika Paleta,  Luis Gerardo Méndez,  Andrés Almeida,  Silverio Palacios,  Mario Zaragoza y Alejandro Calva.

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s